Superando El Suicidio de un Hijo o Hija

(Surviving Your Child's Suicide)

 

El suicidio de un hijo/a de cualquier edad presenta circunstancias únicas que prolongan e intensifican el luto de los padres y familiares.  El suicidio es una reacción a sentimientos  agobiantes de soledad, inutilidad, impotencia y/o desamparo, desesperanza y de depresión  Este ocurre cuando el dolor de una persona excede sus habilidades y/o recursos para manejarlo.  El suicidio es la cuarta causa de muerte en la población de entre 10 a 14  años de edad, la tercera causa entre los de 15 a 24 años de edad, y la segunda causa  entre los de 25 a 34 años de edad. 

A pesar de que la incidencia de suicidio es muy elevada en ciertos tipos de condiciones mentales, no todos los casos de suicidio son de personas con alguna condición mental.  Muchas familias sobrellevan años de frustración a causa de hospitalizaciones, y medicamentos.  Otras enfrentan cortos períodos de conflictos o preocupación, mientras que otros no experimentan ninguno. 

Algunas veces podemos percibir señales de advertencia de las intenciones de la persona. Sin embargo, los indicios y/o claves han sido tan disfrazados que hasta un consejero o profesional puede pasarlo por alto.  Ocasionalmente no hay señales perceptibles y el suicidio de un hijo/a se convierte en una decisión catastrófica, la que nunca puede ser entendida ni resuelta. 

Ahora existe un cambio para la palabra suicidio.  Los términos “muerte por suicidio”y “muerte de suicidio” se han adoptado en sustitución de “cometió suicidio”, que era el lenguaje antiguo que conllevaba un estigma de criminalidad muy ofensivo a los familiares de los hijos/as que quitaron sus propias vidas. 

Después del Suicidio

La negación y conmoción, culpa, coraje y depresión son parte normal de las reacciones al dolor, pero éstas son más intensas cuando la causa de muerte es por suicidio.  Aunque es difícil de aceptar, no es extraño experimentar sentimientos de alivio cuando la relación con el hijo/a era estresante o destructiva a la familia. 

El suicidio de un hijo/a levanta preguntas dolorosas, dudas y temores.  El saber que todo tu  amor no fue suficiente para salvar a tu hijo/a y el miedo de que otros te juzgarán por  ser un padre/madre incompetente produce sentimientos muy poderosos de fracaso.  Se debe reconocer que como padres le ofrecemos a nuestros hijos/as nuestra humanidad – lo positivo y lo negativo – y lo que ellos  hicieron con esa información fue primordialmente su decisión. 

Es muy común que estos desconsolados padres/madres expresen  pensamientos suicidas sin importar cómo el hijo/a murió.  Recuerden que el suicidio no es hereditario.  Se paciente contigo mismo y con tu familia y busca ayuda profesional y consejería de familia si fuera necesario.

El estigma asociado al suicidio es el resultado de antiguas interpretaciones culturales y religiosas.   Por más difícil que sea, es muy importante confrontar la palabra suicidio para progresar en el duelo.

Guardar en secreto la causa de muerte te privará de la alegría de poder hablar de tu hijo/a y te aislará de tu familia y amigos que desean apoyarte.  En vez de enfocarte en el estigma que rodea el suicidio, trata de concentrarte en tu propia sanación.

Coraje

Tú puedes sentir coraje con tu hijo/a, con los que tú crees que fallaron y no ayudaron a tu hijo/a, con Dios, con los que te trataron de ayudar o con el mundo en general.  Puedes sentir coraje contigo mismo porque no pudiste salvar a tu hijo/a.  Está bien expresar el coraje, que es una emoción común cuando un hijo/a ha muerto por suicidio.  A veces la sanación no comienza hasta que confrontamos y expresamos este coraje.  Sin embargo, una expresión saludable del coraje no incluye hacerte daño a ti mismo o a otros. 

Culpa

Sentimientos de culpa son normales  luego del suicidio de un hijo/a – para los padres/madres y los familiares, las amistades, compañeros de clases y compañeros de trabajo.  Una  frase que repetirás frecuentemente es“si hubiera”.  Necesitarás sentirte culpable por algún tiempo hasta que comienzas a comprender que finalmente no eres el responsable por las decisiones y actos de otros seres humanos, incluyendo tu hijo/a.  A veces hay que atravesar el sentimiento para sobrellevarlo.  Confía en tí mismo.  Eres un ser humano – acepta tus limitaciones.  

Interrogantes

Algunos padres/madres necesitan preguntarse  “¿Por qué?”  A menudo, no hay respuestas claras lo que en ocasiones es altamente frustrante para los padres/madres y otros miembros de la familia.  Luego de transcurrido un tiempo comenzarás a darte cuenta que habrán algunas preguntas sobre la muerte de tu hijo/a que simplemente nunca se podrán contestar. 

Depresión

La falta de energía, problemas con el sueño, inhabilidad para concentrarse, el deseo de no hablar con otras personas y el sentir que no hay nada porque vivir son reacciones normales del duelo.  La depresión situacional diferente a la depresión clínica, eventualmente pasará.  Esta depresión se puede combatir con actividad física moderada, mucho descanso y una buena alimentación.  Permite que tu familia y amigos cuiden de ti.  No tienes porqué ser fuerte.  Mantén contacto con personas que aprecias.  Conversar con  otros que han pasado por una situación parecida a la tuya te ayudará a manejarla.  Quizás hasta puedas aprender de ellos que está bien sonreir y reir, a pesar de que parece imposible en estos momentos.  Si la depresión no disminuye con el pasar del tiempo, quizás puedas conversar con un profesional que pueda determinar la mejor manera de ayudarte.

Desilusión

A menudo los padres/madres se encuentran en una crisis espiritual y cuestionando sus creencias o se sienten traicionados por Dios.  Inquietudes religiosas sobre qué ocurre después de la muerte comienzan a aparecer.   “¿Por qué Dios permitió que esto sucediera?” es una pregunta que no podemos contestar y mucho menos  preguntas acerca de las imperfecciones en este mundo.   Puede ser beneficioso hablar con otros padres/madres que hayan experimentado el suicidio para entender nuestros propios sentimientos acerca de nuestras interrogantes espirituales y filosóficas.   Para aquellos que tienen inquietudes de índole espiritual, trata de contactar a alguien que no te juzgue miembro de tu religión y haba con éste abiertamente.
 
Manejándolo de Forma Constructiva

•  Como familia, hablen acerca de la muerte, de su pérdida y su dolor.  Conversen sobre los buenos y no tan buenos momentos compartidos.  Todos los miembros de la familia experimentarán el dolor de manera diferente – trata de entender esto.  Es mejor expresar nuestros sentimientos en vez de internalizarlos.  Llorar es saludable y terapéutico.
•  Escribir una carta al hijo/a fallecido en donde expresamos lo que sentimos y todas las cosas que no pudimos decirle antes de morir, puede ser de mucha ayuda.  Para muchos ésta es una forma hermosa de decir adiós. 
•  Permite a tus amigos que te ayuden.  Cuando éstos preguntan cómo pueden ayudar no temas  en expresarle  tus necesidades y como podrían ayudarte.  Esto le ayudará a ellos también.
•  Considera envolverse en un grupo de apoyo como The Compassionate Friendo (Los Amigos Compasivos).  Al compartir con otros padres/madres que han caminado por el mismo sendero, podrás comprender sus reacciones y la manera de lidiar con ellas.  Busca ayuda profesional y consejería de familia de ser necesario. 
•  Dáte  tiempo una y otra vez.  Toma meses, y a veces hasta años para abrir el corazón y la mente a la sanación.  Escoge sobrevivir y luego ten paciencia contigo mismo.  Con el tiempo, la pena disminuirá y comenzará la sanación, y volverás a abrazar la vida.

--------------------------------------------------------------------------

 

© 2009 The Compassionate Friends, USA (Los Amigos Compasivos de EE.UU) 

Derechos Reservados.

Este material está protegido por  los Derechos de Autor

y se provee aquí solamente para el uso personal.

Reproducción para distribución en masa o para su uso

en cualquier red está prohibido.

 

The Compassionate Friends

Apartado postal  3696, Oak Brook IL  60522-3696

Teléfono (libre de cargo):  (877)969-0010 Fax: (630)990-0246

www.compassionatefriends.org