Cuando un compañero o compañera de trabajo tiene pena por la muerte de un hijo o hija

(When a Coworker is Grieving the Death of a Child)

Un hijo/a ha muerto.  No hay palabras de consuelo.  Pero hay mucho que tú puedes hacer para ayudar.  Al leer este artículo has dado el primer paso para ayudarlo/a.

Es importante reconocer que la pena es una respuesta normal y saludable ante una pérdida.  Esta es una reacción física, emocional, espiritual y sicológica.  Coraje, temor, frustración, tristeza, soledad y desesperanza son parte del proceso de pena.

Hay que comprender que la pena no es una señal de debilidad o de falta de fe.  Las personas que pasan por una pena sienten dolor, confusión, falta de concentración y aislamiento.  Y los que están a su alrededor, a menudo expresan frustración y un sentido de impotencia que, con el pasar del tiempo, se convierte en molestia si el proceso de pena “dura demasiado.”  Sin embargo, la desorientación de la pena dura mucho más de lo que nuestra sociedad reconoce.

¿Cómo yo Puedo Ayudar en el Momento de la Muerte?

- Comunícate con otros compañeros de trabajo e infórmales la situación.   
- Asiste al funeral o llama a tu compañero/a de trabajo para expresarle tus condolencias.
- Ofrece tu ayuda como manejarle el auto, hacerle llamadas telefónicas, hacerle diligencias.
- No le tengas miedo a las lágrimas.

“¿Por qué las personas se alejan cuando brotan las lágrimas?”
          Gerente

- Se sensible con las personas porque se afligen de manera distinta.  Algunos encuentran gran consuelo en su trabajo, mientras que otros lo ven como una carga adicional intolerable.
- Si puedes, ofrécete para ayudarlo con su carga de trabajo.  A veces un pequeño gesto alivia la carga.

¿Qué yo puedo decir?

- No hay palabras mágicas que te quiten el dolor.  La frase “Lo siento mucho” expresará tus sentimientos honestos, y un abrazo le brindará consuelo.

“Un compañero de trabajo tocó mi corazón cuando compartió conmigo los recuerdos que guardaba de mi hijo durante los pasadías de la compañía.”
          Secretaria

- Menciona el nombre del hijo/a que ha muerto y escucha a tu compañero/a cuando habla.
- Evita decirle “Yo sé por lo que estás pasando”.  Es muy difícil comprender la profundidad de la pérdida cuando un hijo/a muere.
- “Era la voluntad del Señor” y otros clichés minimizan la muerte y no ayudan.
- Evita decir algo positivo de la muerte de su hijo/a, como “Por lo menos te quedan otros hijos,” “Por lo menos no sufrió”, o “Tú siempre podrás tener otro hijo/a”.  Estos comentarios brindan muy poco consuelo a los padres/madres en duelo.

¿Qué Podré Hacer en el Trabajo?

- Escucha.  Permítele a tu compañero/a expresar su coraje, dolor, incredulidad o culpa.  A menudo los padres/madres necesitan hablar de su hijo/a y las circunstancias que rodearon su muerte.
- Evita pasar juicio.
- Házte presente.  No esperes que tu compañero/a de trabajo te pida ayuda.  Hay muchas tareas que hacer cuando un hijo/a muere.  Ofrécete para ayudarlo/a con algunas de estas tareas, quizás en tu hora de almuerzo, antes o después de salir del trabajo.

“Alguien me acompañó a comprarle el carro a mi hijo.  Como hubiese deseado que uno de ellos hubiera estado conmigo cuando se llevaron el carro.”
          Empleado de la construcción

- Recuerda a tu compañero/a de trabajo en días importantes tales como los feriados, el día de cumpleaños de su hijo/a, o la fecha de aniversario de su muerte.  Envíale una tarjeta, llámalo o visítalo.  Déjale saber que tú también lo/la recuerdas.
- Ten paciencia.  La pena podrá durar meses.  ¡También podrá reaparecer inesperadamente!
- Se responsivo a los cambios que un padre/madre en duelo está sufriendo.  Mientras éste/ésta está aprendiendo a vivir sin su hijo/a, el compañero/a de trabajo adoptará nuevos comportamientos y roles.  No esperes que siga siendo la misma persona después de esta experiencia.
- Refiere a un padre/madre a The Compassionate Friends (Los Amigos Compasivos).  Hay padres/madres con pérdidas en cada capítulo dispuestos a ofrecer apoyo, amistad y comprensión. 
- Rompe el aislamiento que a veces envuelve a los padres/madres en pérdida al animar a otros a mantener contacto con ellos.
- Mantente en contacto.  Mantén abierta la comunicación e invita a tu compañero/a de trabajo a almorzar o a tomarse un café. 

Todos los padres/madres relacionados con The Compassionate Friends (Los Amigos Compasivos) deseamos expresar nuestro agradecimiento por tu ayuda al compañero/a de trabajo.  Tu  preocupación TE CONVIERTE en  un “amigo compasivo.”

--------------------------------------------------------------------------

 

© 2009 The Compassionate Friends, USA (Los Amigos Compasivos de EE.UU) 

Derechos Reservados.

Este material está protegido por  los Derechos de Autor

y se provee aquí solamente para el uso personal.

Reproducción para distribución en masa o para su uso

en cualquier red está prohibido.

 

The Compassionate Friends

Apartado postal  3696, Oak Brook IL  60522-3696

Teléfono (libre de cargo):  (877)969-0010 Fax: (630)990-0246

www.compassionatefriends.org